Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 
 
 
Virgen de la Preladita
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LA PRELADITA

El V.P. Fr. Antonio Margil de Jesús, en torno a su antiguo Convento otrora Colegio Apostólico de Propaganda FIDE, trajo la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe para que desde este santuario derramara copiosas bendiciones sobre todo aquellas que la invocara con fe, la imagen que ahora nos ocupa y que con tanto cariño nombró con el diminutivo con el que hasta la fecha la conoce toda la ciudad: “La Preladita”.

La Preladita es una pequeña imagen de Nuestra Señora de Guadalupe, que mide aproximadamente 60 centímetros. De escuela Guatemalteca, pues fue el V. P. Fr. Antonio Margil de Jesús, gran devoto de Nuestra Señora, quien la trajo de Guatemala en alguna de sus correrías apostólicas, probablemente en el año de 1707.

Es una talla de madera maciza de cedro rojo, estofada y con los colores clásicos de las pinturas y esculturas de Nuestra Señora de Guadalupe: Túnica Rosa y manto Verde Olivo con sus estrellas, la luna y el querubín junto con la pequeña base, forman parte de la misma escultura.

VISITAS A ZACATECAS


En 1737, azotó a la Ciudad de Zacatecas, la epidemia de zatlazáhuatl, que infestó todo el reino, motivo por el cual se pensó en llevar a la “Preladita” para implorar su protección. Son pues hasta la fecha 264 años que la imagen de la “Preladita” ha hecho sus visitas a Zacatecas, quitados algunos años en que por motivos político-religiosos nacionales dejó de hacerlo, mas una vez asilenciados estos, volvió a regresar como hasta el presente lo ha hecho.

Ya en años pasados (1791 – 1877), se narra como eran terminadas las visitas a Zacatecas y cómo era recibida, pues la población era adornada con cortinas, arcos y colgaduras en la plaza y calles del Refugio, de Rodríguez y la llamada del Salero, hasta la Hacienda del Carmen, aquí la esperaba una comitiva de jóvenes montados a caballo, una danza y niños vestidos de blanco, que regaban flores desde allí hasta la puerta del templo.

Hasta la fecha se sigue celebrando la solemnidad de “Ida” y la de “Vuelta” de la Santísima prelada a su santuario, derramando gracias y bendiciones sobre todos sus devotos.

En la actualidad sale de su convento el Domingo de Pentecostés y es recibida en la monumental Plaza de Toros  preside la santa Misa, que es parte central de la “Vigilia de Pentecostés”, que realiza la Diócesis de Zacatecas, para dirigirse después en solemne procesión acompañada de una gran multitud de fieles, siendo llevada a la Catedral Basílica para después iniciar las visitas a las parroquias del Decanato Zacatecas Guadalupe.